• Print
close
Breaking news

A la lactancia materna se le atribuye un número importante de infecciones de V...read more Antes de quedarse embarazada hay ciertas vacunas que ya deberías tener puestas....read more Las vitaminas y los minerales ofrecen al cuerpo humano los nutrientes necesarios...read more

Baja por embarazo

baja por embarazo

Compatibilizar un trabajo con el embarazo no siempre es una tarea fácil. Aunque muchos trabajos pueden desempeñarse con total normalidad hasta las últimas semanas de gestación otros requieren actividades que no están recomendadas durante el embarazo y requieren de una baja por embarazo a partir de cierta semana, aunque este sea totalmente normal y no haya ninguna complicación.

A pesar de no ser una enfermedad el embarazo es una etapa complicada para la madre y para el feto. El organismo de la mujer cambia, sus hormonas, su peso… esto entraña que ciertos esfuerzos no sean recomendables, aun cuando estés acostumbrada a hacerlos a diario. El contacto con ciertas sustancias, muchas horas en pie, levantar pesos, son tareas cotidianas en muchos empleos que no son apropiadas para la gestación.baja por embarazo

Por desgracia todavía hoy muchas empresas les cuesta comprender esta situación, y no ven con buenos ojos que las mujeres estén embarazadas y quieran tomar la baja durante el embarazo. No obstante es un pleno derecho que contempla la Seguridad Social y del que las futuras madres deben beneficiarse cuando les sea posible. Pero debes saber que cada empleo contempla unos riesgos y estos van a variar el plazo en el que puedes disfrutar de una baja por riesgo de embarazo (que no es lo mismo que embarazo de riesgo). Si necesitas tomar la baja antes de este plazo puedes hacerlo igualmente, pero la retribución cambiará considerablemente pues se considera enfermedad común, a no ser que tu empresa en un convenio interno tenga pactado algo diferente.

En cualquier caso, tanto si tomas la baja por riesgo como si la tomas por enfermedad común antes del plazo, estos días no se descuentan de las 16 semanas que corresponden de la baja por maternidad una vez hayas dado a luz a tu bebé. Te explicamos cuales son los motivos y los plazos para cada una de las bajas y a qué debes atenerte en cada caso:

Baja en el embarazo por enfermedad común

Si tu estado de salud no te permite seguir realizando tu trabajo con normalidad antes de llegar a la semana de gestación que contempla la mutua para darte la baja puedes quedarte en casa descansando igualmente, pero en este caso será tu médico de cabecera el que te de la baja.
Supongamos que tienes dolor de espalda, muchas náuseas o mareos. Son factores que en principio no bastarían para que el médico considerara que tu embarazo es de riesgo, se consideran síntomas normales que no ponen en peligro ni al feto ni a la madre. No obstante puede que no te permitan desarrollar tu trabajo con normalidad y el doctor considere que es mejor darte la baja. En este caso el parte de baja será por “enfermedad común”.

Esto entraña que se deberá de presentar un parte de renovación en la empresa periódicamente, según los días de baja que te conceda el médico. Además puede suponer un descuento en la retribución si tu empresa no contempla en el convenio un suplemento para sufragar la diferencia entre lo que abona la seguridad social y tu salario íntegro. Lo normal es que cobres el 0% los 3 primeros días de baja, un 60% entre el cuarto y décimo día y un 70% a partir del día once y los sucesivos. Evidentemente es un coste para ti, por lo que es mejor que si tus síntomas no son tan fuertes como para impedirte desempeñar tu trabajo continues la actividad normal.

Además debes saber que si estás de baja por enfermedad común cuando llegues a la semana que la mutua contemple de baja por riesgo no podrás cogerla (puesto que si no estás trabajando no existe el riesgo), a no ser que te des de alta. Esto implica que le pidas a tu médico el alta voluntaria, te incorpores al trabajo y automáticamente pidas la baja por riesgo. Aunque no debería de ocurrir y no entraña costes adicionales puede que la empresa no esté contenta con esta estrategia; piensa que si han contratado a alguien para cubrir tu puesto deben despedirle al incorporarte tú y si sólo vas a trabajar los días justos hasta que se tramite de nuevo tu baja vas a provocar un pequeño desbarajuste en ese plazo cuando en realidad no van a poder contar contigo. Cierto es que estás en tu derecho de hacerlo pero debes valorar, además de tu beneficio personal, el de tus compañeros. Dentro de unos meses, cuanto hayas disfrutado de la maternidad querrás reincorporarte al trabajo y conservar la buena relación que hubiera con jefes y compañeros antes de tu embarazo.

Baja por riesgo de embarazo

En primer lugar recalcar que no es lo mismo un embarazo de riesgo (aquel en el que la madre o el feto pueden verse comprometidos y necesitan atenciones especiales) que la baja por riesgo en el embarazo. El segundo se refiere a aquellos embarazos que, incluso en una gestación normal, pueden verse afectados por actividades físicas derivadas del trabajo.baja embarazo riesgo

Cada empleo es diferente y aunque en la etapa del embarazo todos se hacen más cuesta arriba unos son más peligrosos que otros. Por eso las mutuas de accidentes de las empresas contemplan la baja hasta el parto a partir de una semana de gestación concreta, dependiendo de las tareas que se desempeñan en cada puesto. Esto es siempre que la empresa no pueda cambiarnos a un puesto con menos riesgos durante esta etapa.

Para conocer la semana concreta en la que puedes coger esta baja deberás consultar con la empresa o con la mutua, y presentar un certificado médico que te dará tu médico de cabecera donde ponga de cuántas semanas estás embarazada. No obstante en la siguiente tabla de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia puedes orientarte para saber de antemano qué es lo que recomiendan los médicos:

Baja en la semana 18

  • Te agachas más de diez veces en una hora.
  • Cargas más de 10 kilos al menos cuatro veces por turno.

Baja en la semana 22

  • Estás de pie más de 4 horas en cada turno.

Baja en la semana 26

  • Te agachas de 2 a 9 veces por hora.
  • Cargas más de 5 kilos hasta cuatro veces por turno o menos de 5 kilos más de cuatro veces por turno.
  • Subes escaleras al menos 4 veces por turno.

Baja en la semana 30

  • Permaneces de pie más de 30 minutos cada hora.

Baja en la semana 37

  • Estás de pie menos de 4 horas al día y menos de 30 minutos cada hora.
  • Te agachas menos de 2 veces por hora
  • Subes escaleras menos de 4 veces por turno
  • Levantas menos de 5 kilos menos de 4 veces por turno
  • Trabajas sentada y con actividad física ligera

En cualquier caso son medidas orientativas y algunas empresas conceden la baja incluso antes, así que asegúrate primero con la mutua cuándo puedes cogerla.

La clave está en conocer tus derechos, valorar tu situación y beneficiarte de las ventajas que puedas tener durante esta etapa sin abusar o hacer un mal uso. Cuanto mejor relación puedas conservar, siempre sin perder tu derecho a una baja si no te encuentras bien, mucho mejor. El día que te incorpores puede que necesites que la empresa se porte bien contigo en cuanto a horarios y flexibilidad ahora que tienes un hijo, si son consecuentes y razonables valorarán tu flexibilidad y esfuerzos previos.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page