• Print
close
Breaking news

A la lactancia materna se le atribuye un número importante de infecciones de V...read more Antes de quedarse embarazada hay ciertas vacunas que ya deberías tener puestas....read more Las vitaminas y los minerales ofrecen al cuerpo humano los nutrientes necesarios...read more

8 semanas de embarazo

8 semanas de embarazo

Estás concluyendo tu segundo mes de embarazo y tu pequeño hijo cada vez es un poquito más grande y va tomando formas mucho más humanas, no para de desarrollarse tanto externa como internamente.

El embrión que ha evolucionado bastante en su crecimiento, oficialmente pasará a ser un feto. Es posible que sea mucha la ansiedad que tengas tú y tu pareja por saber el sexo del bebé, pero aún faltan algunas semanas para poder tener la certeza de si será niño o niña, puesto que apenas se están formando internamente sus genitales y aún no se aprecian externamente. Aunque el género de tu hijo o hija fue determinado desde la concepción del mismo.

Octava semana de embarazo

Algunos consejos que debes seguir en este segundo mes del embarazo:

  • Crecimiento del bebé:

En esta octava semana de embarazo los rasgos cada vez más humanos que ha ido adquiriendo tu bebé en cuanto a sus facciones y extremidades siguen en aumento; ojos, nariz, brazos, piernas, etc. son cada vez más fáciles de distinguir.

8 semanas de embarazo

El tamaño de tu bebé es de alrededor de un centímetro y medio. La pequeña protuberancia que parecía una cola, que no era más que lo que termina siendo la columna vertebral, prácticamente ha desaparecido, las extremidades que serán sus brazos y piernas ya principian también la creación de los dedos, ya son fácilmente distinguibles, aparte que ya se han formado las articulaciones tales como los codos y las rodillas, por lo que ya puede doblarlas y moverlas.octava semana de embarazo

Si bien aún no tiene huesos como tal, sino cartílagos, estos son el principio del desarrollo de los huesos y pueden verse a través de la piel ya que ésta es muy delgada aún.

Los párpados ya están bien formados y protegen a los ojos, también ha crecido un poco su labio superior, así como la nariz y orejas, aunque aún les falta camino por recorrer.

Por su parte, los órganos internos también siguen en evolución, por ejemplo ha generado ya los bronquiolos que son pequeñas vías aéreas encontradas en los pulmones, que hace apenas poco tiempo sólo eran un pequeño tejido. También el corazón y el hígado siguen mejorando sus funciones.

El saco vitelino ha dejado por completo su lugar a la placenta, ya que ésta es capaz de transmitir mucho más oxígeno y nutrientes, así que de ahora en adelante cumplirá la labor de alimentar a tu hijo a través de ti, razón por la que debes llevar los óptimos cuidados con lo que consumes. Otra función de la placenta es quitar los deshechos producidos por el organismo del feto.

  • Síntomas más comunes:

Es posible que comiences a sentir que te estás ensanchando semana a semana, sin embargo aún no tiene por qué variar tu peso en más de un kilogramo. Aunque internamente tu útero ha crecido un poco para aclimatarse a los cambios que tendrá por el constante crecimiento de tu hijo.

Un síntoma que se puede considerar común en las mujeres embarazadas en ésta etapa es un dolor abdominal parecido al que sientes cuando estás menstruando, pero no es otra cosa que el estiramiento de los ligamentos del útero, así que no tienes por qué alarmarte. El resto de las manifestaciones, como más ganas de ir al baño, náuseas, vómitos y sensibilidad, seguirán presentes durante un periodo más.

También es común que dejen de ser de tu agrado algunos alimentos que antes te gustaban, esto se debe al aumento en la sensibilidad de tu olfato, por lo que notarás muchos más olores y serás más sensible a ellos.

  • Recomendaciones para la madre:

Los expertos atribuyen las náuseas que sienten las futuras mamás al constante flujo de hormonas por todo tu organismo, situación a la que tu cuerpo no está acostumbrado, así que como este flujo hormonal comienza su estabilización hasta el término del primer trimestre, es entonces cuando inicias a dejar esta desagradable sensación en el olvido por completo. Así que sé ligeramente paciente que ya te falta menos tiempo.

Te reiteramos que una solución natural es comer jengibre, o comer poco pero muchas veces durante el día, así que tendrás que cambiar ligeramente tus hábitos alimenticios. También existen las pastillas contra las náuseas, aunque cabe recalcar que por ningún motivo las consumas sin prescripción médica.

Si tus senos han aumentado su tamaño de tal manera que tu brasier ya te incomoda, no dudes ni un poco en cambiar tu ropa interior por una con la que te sientas confortable, no le agregues otro sufrimiento a tus síntomas y consiéntete un poco.

  • Alimentación:

Si tu peso al haber quedado encinta era el adecuado para tu edad y estatura, lo normal es aumentar de 12 a 14 kilos, pero si sufres de sobrepeso la ganancia de kilos no será la misma y tu médico tiene que valorar tu situación.

No esperes que el aumento de peso sea constante durante todo tu embarazo, por ejemplo, no pienses que si finalmente vas a subir 12 kilos en total, serán cuatro kilos cada tres meses lo que aumentes. Comencemos por anticipar que algunas mujeres incluso tienden a bajar ligeramente de peso en los primeros tres meses si los síntomas de náuseas y vómito fueron excesivos.

Teniendo lo anterior bien entendido, debes procurar nutrir tu cuerpo en la semana número ocho de gestación consumiendo hierro, calcio, yodo, zinc, ácido fólico, omega 3, ácidos grasos y vitamina D.

Para conseguir los nutrientes anteriormente mencionados te recomendamos consumir lo siguiente:

Hierro: Tomillo, pan blanco, comino, eneldo, orégano seco, hoja de laurel, albahaca, canela en polvo, guindilla en polvo, curry.

Calcio: Sardinas en lata, langostinos, hierbas aromáticas secas, perejil, frutos secos, semillas de sésamo, semillas de lino, amarantos, quínoa, agua mineral natural.

Yodo: Sal yodada, mariscos, almejas, mejillones, gambas, bacalao, caballa, arenque, atún, salmón.

Zinc: Chocolate, semillas de sandía secas, cordero, carne de res baja en grasas, ostras, maní, calabaza, mantequilla, hígado de ternera, germen de trigo.

Ácido fólico: Lentejas, frijoles, espárragos, brócoli, naranjas y cítricos en general, palta, repollitos de Bruselas, panes y cereales.

Omega 3: Sardinas, anchoas, salmón, hígado de bacalao, yemas de huevo, nueces, almendras, garbanzos, verdolagas, espinacas.

Vitamina D: Aceite de hígado de bacalao, salmón enlatado, margarina enriquecida, sardinas enlatadas, atún enlatado, caballa enlatada, ostras, langostinos, arenque ahumado, caviar.

Son muchos la variedad de alimentos que encuentras con todas estas propiedades que beneficiarán tu embarazo, así que puedes basar tu dieta en una amplia gama de distintos productos animales y vegetales.

Show 3 Comments

3 Comments

  • avatar image
    Kimberly Reyes
    9 Septiembre, 2015 Reply

    Afecta a el bebe comer chucherrias como papitas y asi ?

    • avatar image
      S.E.
      11 Septiembre, 2015 Reply

      Siempre hay que llevar una dieta equilibrada, pero no supone ningún peligro que comas alguna chuchería de vez en cuando

  • avatar image
    martin
    6 Enero, 2016 Reply

    El atún en lata, por tener mercurio. Puede comerse en embarazo??? tenía entendido que no!!!!! Aguardo respuesta!!!. Saludos

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page