• Print
close
Breaking news

A la lactancia materna se le atribuye un número importante de infecciones de V...read more Antes de quedarse embarazada hay ciertas vacunas que ya deberías tener puestas....read more Las vitaminas y los minerales ofrecen al cuerpo humano los nutrientes necesarios...read more

37 semanas de embarazo

37 semanas de embarazo

Cada vez queda menos para el gran día, y ya debes ir preparándote para recibir a tu pequeño bebe. La gente seguro te pregunta para cuando viene o incluso si no tendrías que haber dado a luz ya. Es tiempo ya de que tengas todo preparado,  a partir de ahora el bebe puede nacer en cualquier momento.

Información y consejos en las 37 semanas de embarazo

Desarrollo del bebe.

Cuando el embarazo llega a su semana 37, el recién nacido ya se considera un bebé a término. El bebé está en condiciones óptimas para nacer. Y el tamaño de la barriga es considerable. El feto acumula suficiente grasa sobre su piel para poder regular la temperatura de su cuerpo, al nacer, y mantener unos niveles de glucosa en la sangre de acuerdo a su salud.

El bebé para este tiempo de gestación pesa 3 kilos y mide entre 38 y 41 centímetros, desde la cabeza hasta los talones. Hay que aclarar que a esta altura el tamaño de un bebé con respecto a otro puede tener una gran variación ya que cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento, tanto dentro como fuera del útero.bebe 37 semanas embarazo

El bebé está completamente desarrollado, por eso en estas últimas semanas se ocupará principalmente de ganar peso, y algunos lo hacen con verdadero ímpetu llegando a aumentar unos 350 gramos semanales.

A pesar de ya estar a término el embarazo, el bebé aún debe madurar sus pulmones y el cerebro. Por ello de planear una cesárea debe hacerse a partir de la semana 38 de gestación.

Para la semana 37 de gestación el feto se  encuentra con la cabeza hacia abajo, esta posición se le da el nombre de posición cefálica, estadísticamente solo un 3 % de los bebés están en otra posición. Pero siempre existe la posibilidad que se dé la vuelta, el chequeo médico dispondrá, si toma una posición diferente a la cefálica, proponer una cesárea, que se debe realizar hacia las 38 o 39 semanas.

Si la paciente desea un parto vaginal, puede realizarse, a partir de las 37 semanas, maniobras de versión externa para girar al feto hacia su posición cefálica. Aun cuando está contraindicado en algunas situaciones como por ejemplo: Infecciones maternas (como el VIH), trastornos de coagulación, cesárea anterior, entre otras…

En esta semana se comienza a realizar una monitorización fetal de cada semana. Con ella se obtiene información sobre la oxigenación y vitalidad fetal, así como la presencia o ausencia de contracciones uterinas.

Cambios en la madre.

Uno de los cambios externos de la madre es su dificultad para dormir o mantenerse mucho tiempo en la misma posición. Según las investigaciones realizadas, el último trimestre del embarazo es cuando peor se duerme.

Con el bebé en posición cefálica y con su cabeza apoyada en el cuello del útero es muy probable que la mujer vuelva a ver aumentada su frecuencia a la hora de orinar, ya que ese peso afecta a la vejiga, sintiéndose llena sin estarlo realmente.37 semanas de embarazo

En esta etapa también se pueden tener contracciones BraxtonHicks y estas pueden ser más prolongadas y más incomodas. También las secreciones vaginales son más abundantes lo que indica la cercanía del parto.

En las últimas semanas la madre suele sentir una presión en los huesos de la pelvis, producida por el peso del bebé.

Lo más probable es que el peso de la madre haya aumentado 13 kilos. No obstante, esta cifra puede variar. Se considera un aumento de peso normal para una embarazada a las 37 semanas entre unos 11, 5 y 14 kilos. Si el embarazo fuera de gemelos, debería haber engordado, la gestante,  entre 15 y 22 kilogramos.

Se empieza a localizar un dolor permanente en el área de las costillas.

A las 37 semanas de gestación, el cuello uterino suele iniciar su maduración semanas antes del parto, por lo que en ocasiones se pueden presentar manchas de sangre o expulsión del tapón mucoso, una secreción pegajosa marrón o transparente. Después que se expulsa el tapón mucoso hasta que se produce el parto pueden pasar desde horas hasta dos semanas más.

La madre debe estar vigilante si luego de la expulsión del tapón mucoso se presenta sangrado, y si este es igual o mayor a la menstruación, debe consultar lo más pronto posible a su médico tratante. Otras alarmas, a la que debe estar atenta la gestante, serían el inicio de contracciones uterinas regulares (contracciones cada 3 o 5 minutos durante 60 minutos), la rotura de la bolsa amniótica o la disminución de movimientos fetales. De presentarse algunos de estos signos, necesita la valoración médica inmediatamente.

Los movimiento del bebe son los primeros signos de viabilidad fetal. Suelen detectarse por la gestante a partir de las 18 semanas. A las 37 semanas de embarazo, pueden disminuir ligeramente sin estar indicando un problema fetal, ya que a medida que el feto crece tiene menos espacio en el útero y sus movimientos se hacen más limitados y definidos.

Es motivo de alarma la ausencia de movimientos fetales cuando dura más de dos horas, así como la percepción subjetiva de una disminución respecto al patrón habitual de movimientos fetales durante más de 12 horas. Ante estos signos se requiere la consulta de un médico. La causa más frecuente de la disminución en los movimientos fetales de un bebé es la insuficiencia placentaria.

Pruebas Diagnósticas: Tacto vaginal

En caso de presentar contracciones uterinas, el ginecólogo realiza un tacto vaginal para ver las características del cuello del útero; se valora la dilatación, la consistencia (duro o blando), la posición  y el acortamiento del cérvix. Normalmente el acortamiento del cuello uterino ocurre antes que la dilatación, y a medida que se va modificando se va acortando, ablandando, centrando y abriendo.

Hasta esta semana puede realizarse la analítica de tercer trimestre, para valorar la anemia, repetir la serología de toxoplasma si la gestante era seronegativa.

Importante para esta semana 37

Durante esta semana es importante no dejar pasar de alto:

  • Controlar la salud del bebe, a través del chequeo médico constante.
  • Controlar los movimientos del bebé.
  • Mantener alerta la aparición de las contracciones.
  • Prestar atención a la pérdida de líquidos y sangre.
  • Chequear la tensión arterial de la madre.
  • Prever un descanso necesario a la madre.

¿Qué ocurriera si llegara en esta etapa el parto?

De la semana 37 de embarazo a la semana 40 de gestación, el parto se considera a término, de manera que si llegara el parto y el bebé decidiera nacer a partir de la semana 37 de gestación ya no  estaría considerado un bebé prematuro. Es decir, pudiera vivir en el exterior sin necesidad de incubadora. Pero es importante resaltar que su desarrollo aún no está completo.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page