• Print
close
Breaking news

A la lactancia materna se le atribuye un número importante de infecciones de V...read more Antes de quedarse embarazada hay ciertas vacunas que ya deberías tener puestas....read more Las vitaminas y los minerales ofrecen al cuerpo humano los nutrientes necesarios...read more

36 semanas de embarazo

36 semanas de embarazo

Tan solo faltan 4 semanas para el tan esperado día y ya esto se hace evidente en tu cuerpo. El embarazo tiende a durar unas 40 semanas, aunque a veces el bebe puede nacer hasta dos semanas antes o después de la fecha prevista. Tan solo el 5% de los bebés nacen en la fecha prevista.

Informacion y consejos en las 36 semanas de embarazo

Desarrollo del bebe.

Tu bebé para esta semana del embarazo podría llegar a medir entre unos 47 y 50 centímetros desde sus pies hasta su cabeza. Ya está sumamente grande y aumenta de peso cada día, preparándose para su vida extrauterina. Esta es la última semana del embarazo en la que, de nacer el niño, se le consideraría prematuro. Todos sus sistemas físicos, el respiratorio, digestivo, circulatorio, límbico, etc. Están prácticamente desarrollados y a pleno funcionamiento. Los alveolos de sus pulmones ya podrían aprovechar el oxígeno del aire  en caso de entrar en contacto con el mundo exterior, aunque quizás con cierta dificultad, por lo que es mejor esperar las pocas semanas restantes.36 semanas embarazo bebe

En este momento, el bebé se está desprendiendo del lanugo que recubría su piel y de la vernix caseosa que lo rodeaba junto con el líquido amniótico. Todas estas sustancias que flotan alrededor de él, las engulle, formando lo que será su primera evacuación. Por lo que no te asustes de encontrar una sustancia entre negra y verde oscura la primera vez que cambies sus pañales. Esto es el resultado de esta mezcla de sustancia que es llamada meconio.

Si para esta semana el bebé no se ha posicionado con la cabeza en descenso entre tus huesos pélvicos, es muy posible que tu ginecólogo recomiende una versión cefálica exterior. Esto significa que intentará girar al bebé desde la parte exterior de tu vientre para que posicionarlo de la manera más apropiada para el parto.

Puede que ya no observes que el bebé realiza tantos movimientos como anteriormente. No te asustes. Ya no cuenta con tanto espacio para moverse y por eso da menos patadas. Pero seguramente habrás notado la forma de una pequeña mano o un pequeño pie en tu pared abdominal. Tu bebé está bien y mediante el proceso de inmunización y transmisión de anticuerpo que se da durante estas últimas semanas, estará muchísimo mejor.

Cambios de la madre durante la 36 semana de gestación.

A partir del noveno mes de embarazo quizás estés experimentando una sensación de saciedad muy rápida al momento de comer, comiendo pequeñas porciones de comida de manera intermitente. Esto se debe a que por el tamaño expandido de tu útero, que se encuentra en torno a 15 veces más grande de su tamaño habitual, tu estómago se encuentra un poco apretado y sientes que te llenas con más facilidad.36 semanas de embarazo

Si el bebe ya ha tomado la posición cefálica, esto es, con su cabeza en descenso hacia tus huesos pélvicos, es muy posible que la sensación de ahogo que solías tener esté desapareciendo, al igual que la acidez que solías experimentar. Sin embargo, como se está dando ese proceso de encajamiento, lo más seguro es que tengas una sensación particular en la parte baja de tu cuerpo. Muchas mujeres experimentan una cierta dificultad para caminar por el peso extra que se encuentran sosteniendo ahora sobre su pelvis. Esto viene acompañado de aumento de la frecuencia de orinar porque la vejiga también se encuentra reducida por la falta de espacio. Además, puede experimentarse un cierto cosquilleo en la zona vaginal que puede traducirse en posteriores calambres. También se observa un aumento de la frecuencia de las contracciones Braxton Hicks, que harán que tu barriga se tense y ponga dura pero sin que experimentes ningún tipo de dolor

Es normal que para este momento hayas aumentado entre unos 10 a 13 kg. Esto no solo se debe a todos los típicos antojos con los que te has dado gusto, tranquila. El bebé ha aumentado mucho de peso, ya puede estar pesando alrededor de unos 2.7 kg y cada día aumenta cerca de 30 gr más. Además empieza a acumular grasa en su cuerpo, lo cual también lo hace un poco más pesado. A esto se le suma el peso de la placenta, el líquido amniótico y la presencia de líquido en las extremidades, los llamados edemas que te están produciendo calambres en las extremidades por la dificultad de la circulación de la sangre en la parte baja de tu cuerpo. Aunque los edemas puedan tener causas fisiológicas, es imprescindible vigilar la presión arterial y velar porque esta no se aleje mucho del rango normal, es decir, 140/90.

Es normal que tiendas a la hipotensión y a la fatiga en esta etapa del embarazo por dificultades en la circulación, pero no hay que descuidarse. Recuerda no permanecer mucho acostada sobre tu espalda para no presionar excesivamente tu vena cava. Lo recomendable sería estar acostada un rato en esa postura pero con las piernas levantadas para mejorar la circulación y que descienda la hinchazón, y luego recostarte sobre tu costado izquierdo para estimular la circulación. Bebe mucha agua. Esto no aumentará el líquido que tienes acumulado en tu cuerpo sino que estimulará la purificación mediante los riñones y la eliminación de residuos a través de la orina.

Es común que las mujeres en estas últimas semanas de embarazo experimenten sensaciones de ansiedad, un poco por el miedo a los nuevos eventos desconocidos que tendrán lugar en tan poco tiempo y por el alto nivel de sensibilidad que se tiene por la producción atípica de hormonas. Es recomendable evitar situaciones de stress en la gestante que puedan ser transmitidas al bebé. Recuerda que en tu período de gestación¸ lo compartes todo con tu bebé. Si inevitablemente se te presentan situaciones estresantes, intenta apelar a técnicas de relajación mediante la respiración. Pueden ser prácticas meditativas, asanas de yoga que induzcan a estados de serenidad, también la práctica de pranayama puede ser recomendable o realizar secuencias de Tai Chi. Trata de transmitirle a tu bebé todo el sosiego que te sea posible mediante una mente tranquila, ecuánime y alegre.

Recuerda que debes realizarte un exudado vaginal y rectal para detectar cualquier tipo de infección en el canal de parto o de bacterias que son comunes e inofensivas para la mujer y que habitan en su flora vaginal pero que podría ser causante de infecciones para un recién nacido en caso de entrar en contacto con ellas al momento del parto. En caso de encontrarse la presencia de estas bacterias, tu ginecólogo te guiará sobre el tratamiento a realizar.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page